“Las Catacumbas” de San Juan Río; Un cementerio oculto debajo de un templo

Por Armando Guerra

San Juan del Rúo, Qro.- 2o enero de 2020.- Son las catacumbas de San Juan del Río que huelen a terror y también a misterio, pues aquí se encuentran sepultados los restos de unas 130 personas que habitaron en el antiguo San Juan del Río.

Ahí abajo del Templo de la Parroquia de San Juan Bautista existe un viejo cementerio cuyos historiadores le han llamado “Las Catacumbas de San Juan del Río”, solo los que tienen sus familiares enterrados en ese lugar pueden bajar casi 10 metros bajo tierra para visitar a sus ancestros que fallecieron entre los siglos  XVII y XVIII.

De hecho, fue el primer cementerio que se construyó en la primera iglesia que existió en el pueblo alrededor del año 1700, pues en aquel tiempo era costumbre de enterrar a los muertos cerca de espacios “sagrados”, en los atrios de las iglesias, para que las almas pudieran lograr su perdón y purificación.

Allá abajo en las catacumbas, se percibe un ambiente de pánico y miedo, entre la total obscuridad, se pueden ver en las  paredes, pequeñas veladoras y cirios encendidos, mientras que en las lápidas  se leen los nombres de los muertos que yacen en el fondo de este antiguo templo. Todo un atractivo macabro.

En una pequeña puerta de madera vieja, – a un costado de la iglesia de San Juan Bautista-,  está la entrada para bajar a las catacumbas, son especiales los permisos que da el señor Cura para visitarlas, anteriormente se autorizaba una visita turística al lugar, pero debido a que muchos turistas  pretendían realizar estudios paranormales  y hasta ritos satánicos, se decidió suspender cualquier visita al lugar.

Desde antes que se hiciera un cementerio, el templo de San Juan Bautista perteneció primero a los españoles y después a los indígenas, luego, se pidió tirar la iglesia, y no es sino hasta principios de 1700, cuando fue derribada hasta sus cimientos; ya que era pequeña capilla  construida con tierra, entonces surgieron lo que hoy conocemos como Catacumbas.  El templo se comenzó a construir en 1710 y se terminó en 1731. Desde entonces fue la iglesia que utilizaban los indios de la población.

El señor cura don Esteban García Rebollo, que no toleraba la discriminación racial, ya que se llamaba Parroquia de los Naturales, le consagró con el nombre del Templo del Sagrado Corazón, en el 2006 pasó a ser la Parroquia de San Juan Bautista.

Y así entre el pánico y el terror, se lograron visitar las catacumbas de San Juan del Río que son toda una admiración  para  los que tienen la fortuna y el privilegio de visitarlas cuando el señor Cura está de buenas y permite la entrada de visitantes.

News Reporter

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: