Detienen a ex comandante Enrique Serrano, secuestra a ahijada en Tlacote: Historias de policías de Querétaro

Extracto del libro: “El Narco llegó a Querétaro”, autor: Armando Guerra

Querétaro, Qro.- 16 de marzo de 2019.-El ex comandante de la entonces Policía Judicial Enrique Serrano fue detenido por encabezar una peligrosa y bien organizada banda de secuestradores, pues  para muchos, aquel jefe policiaco fue un “chivo expiatorio” del gobierno de Mariano Palacios Alcocer y quien le dio el estocadazo final fue el goberndor Enrique Burgos Garcìa, vìa su secretario de Gobierno Jesus Rodriguez Hernandez .

Para 1998 Enrique Serrano fue acusado de encabezar una peligrosa banda de secuestradores que había mantenido cautiva durante 25 días a la joven Mónica Vanesa Rodríguez Figueroa. Siendo procurador de justicia Apolinar Ledesma, el ex comandante fue identificado junto con cuatro de sus cómplices a quienes  les aseguraron  tres casas de seguridad, armas, vehículos y varios  equipos de telefonía celular.

Formaban parte de aquella banda Federico Acosta Matu “El Matute”  ex agente de la  ya llamada PIM, en aquella ve,z los secuestradores pretendían cobrar un rescate por la joven de 2 y medio millones de pesos, pero vieron frustradas sus pretensiones al ser detenidos. Al darse a conocer los detalles del secuestro, se informó que Mónica Vanesa fue interceptada en la colonia Tejeda, después la mantuvieron en cautiverio en la colonia el Cerrito Colorado, para que al final la cambiaran al rancho “El Zapote” en Tlacote el Bajo.

En investigaciones posteriores se logró saber que los secuestradores tenían una casa de seguridad en la calle Matul No. 9 en la colonia Carrillo, otra en Toltecas No. 701 en el Cerrito Colorado y la última en El Zapote. En este secuestro solamente fueron capturados Luis Gabriel de la Rosa Solana, Juan Espino Aguilar, Juan Espino Vega y Rogelio López Martínez, mientras que el ex comandante Enrique Serrano logró huir convirtiéndose en prófugo de la justicia.

Seis meses después Enrique Serrano fue capturado en el estado de México, entonces se le acusó de ser el autor intelectual del secuestro de la señorita Mónica Vanesa Rodríguez. El ex judicial negó el secuestro de la hija de quien dijo era “su compadre” José Antonio Rodríguez Saldivar y cuya dama fue algún tiempo novia de su hijo Enrique.

Enrique Serrano había sido uno de los mejores policías de la judicial estatal, al grado tal que salió seleccionado para ser  enviado a  Estados Unidos a capacitarse a la ciudad de Houston, Texas, donde recibió instrucción sobre armas, investigación e inteligencia policial y otros temas. El ex jefe policiaco ingresó a las filas de la judicial en el año de 1985, luego  causó baja meses después, pero para 1987 volvió a solicitar su reingreso que le fue aceptado.

El ex comandante antes había enfrentado un primer proceso por los delitos de extorsión e intimidación, no logró obtener su libertad bajo fianza, se le acumularon otros cargos, aunque después se amparó junto con los ex agentes César Gutiérrez y Enrique Rodríguez Mandujano.

Estaba siendo acusado de extorsionar con 5 millones de pesos a un hojalatero de San Juan del Río, además se le señaló de detener injustamente y pretender violar  a una de las hermanas de Efraín Cruz Barrera que había sido detenido por su grupo debido al asesinato del acaudalado sanjuanense Aurelio Pérez.

Al ser capturado, el jefe policiaco declaró  ante el juez que no era de Querétaro, pero que tenía una hija en la Universidad, dos más en la Prepa y otra que “estudia”, alegó no tener dinero, aunque por medio de un amigo de la PGR logró contratar al penalista Jesús Hernández Granados,  se dijo perseguido por el nuevo gobierno de Enrique Burgos Garcìa.Después fue aprehendido  Roberto “N” alias “El Maistro” quien en realidad se descubrió se llamaba  Maximiliano Vidal Acosta Anguiano mismo que también participó en aquel secuestro.

Poco a poco Enrique Serrano se fue dando cuenta que no era del agrado del entonces secretario de gobierno Jesús Rodríguez Hernández,  así se demostró cuando existió una orden del juez para dejarlo en libertad. Una llamada de “Chucho” para con el Director de la judicial, bastó para que por momentos el ex director del penal Ricardo Alvarado fuera detenido afueras del reclusorio de San Juan, por haber dejado en libertad a Enrique Serrano.

En el 2016, hace tres años,  el ex comandante Enrique Serrano sale en libertad y abandona el penal de San Josè El Alto, pues cumplió una condena de 18 años de prisión por el delito de secuestro. Así  fue como concluyó la historia de un ex agente que tuvo la desgracia de enfrentarse con un grupo de compañeros policías que al final le dieron la espalda y lo traicionaron todo por querer quedar bien con sus jefes.

News Reporter
A %d blogueros les gusta esto: