15 abril, 2024

Alejandro Domínguez, el hermano incómodo de Pancho Domínguez: las sospechas de vínculos con el narco

Por Redacción

Querétaro, Qro.-20 julio de 2020.- Se sabía desde hace tiempo en Querétaro, era un secreto a voces,  que el hermano del Gobernador Alejandro Domínguez Servién andaba en malos pasos, que se codeaba y convivía con algunos “pesados” narcotraficantes, en el operativo que hubo en el Restaurante “Mochomo”  fue detenido el «gran amigo» de Alejandro Domínguez, sí,  el presunto narcotraficante Ángel Humberto Chávez Gastelum.

Como se recordará, en el 2015, se supo que Alejandro Domínguez había asistido a un antro en Cancún  con este narcotraficante que estaba operando en Querétaro, todo ello gracias a sus relaciones con el hermano del gobernador queretano, Pancho Dominguez quien se hace de la “vista gorda” de los encuentros que sostiene su hermano con narcotraficantes.

La detención de Ángel Humberto Chávez Gastelum demuestra una vez más que en Querétaro operan narcotraficantes que pretenden apoderarse de la plaza Querétaro, todo bajo la sospecha de  protección y cobijo que Alejandro Domínguez  brindaría a los narcos que pretenden asentarse en nuestra ciudad.

Las sospechas y vínculos del gobierno de Pancho Domínguez con el narco, se pusieron al descubierto cuando se supo que aquí vivía y radicaba uno de los hombres más buscados por la DEA, sí, en el exclusivo fraccionamiento «El Campanario» en donde aún se tiene la sospecha que ahí radican connotados narcotraficantes.

La detención de narcotraficantes en el restaurante “Mochomos” en la capital queretana demuestra una vez más,  lo grave en que nuestras autoridades protegen personajes vinculados con el narcotráfico. Se sabe que en el municipio de Ezequiel Montes opera un Cártel Michoacano que es protegido del hermano del gobernador de Querétaro.

Querétaro dejó de ser apacible y tranquilo desde que Pancho Domínguez empezó a gobernar Querétaro  y desde que su hermano Alejandro  supuestamente convive y se codea con algunos jefes de la delincuencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *