25 junio, 2024

Jorge “El Popeye” llamado “El Rey de la Noche” de San Juan del Río; lo forjaron otros grandes como Irma Villa y Pancho Soto

Por Armando Guerra

San Juan del Río, Qro.- Jorge “El Popeye” es el hijo del pueblo, nació en la vil pobreza, su vida está llena de alegrías y también de grandes sacrificios para salir adelante, asi es como el entrevistado narra sus vivencias de cuando era niño, de cuando no tenía ni para comer; eran tiempos en que primero fue vendedor de chicles y después limpiaparabrisas.

A la pregunta de cómo quiere El Popeye que se le recuerde, analiza por momentos la pregunta, luego contesta: “que yo fui un simple trabajador de pueblo que busqué darle a mi familia una mejor calidad de vida, heredar a mis hijos un patrimonio para que no sufran como yo, pero sobre todo que le di empleo a mucha gente jodida como yo”..
Jorge “Popeye” rememora su infancia; “yo de pequeño fui muy pobre, en mi casa hubo muchas carencias, por eso hoy le chingo para subsanar todo lo que no tuve de niño” señala este micro empresario que da empleo a mas de 100 gentes en el municipio, entre meseros, meseras, cantineros y hasta mujeres de la vida galante.
Dueño de los bares El Popeye y El Reynez recuerda sus inicios como mesero en algunos desveladores de la Zona Rosa de la capital del país, “comencé como garrotero, de abajo, a pesar de que mi padre me enseñó eso de la mesereada, mi padre Arturo era mesero en Los Caldos Zenon ahí por la zona de Garibaldi, mis hermanos y yo ahí nos enseñamos a trabajar de noche, en los bares y cantinas” se jacta.

A partir de ahí comenzó a recorrer como mesero los bares y cantinas de la ciudad de México, trabajó en los bares San Pancho, La Burbuja, El Barba Azul, El Caballo Loco, entre muchos otros que eran propiedad del legítimo Rey de la Noche, su gran amigo Don Pancho Soto, dueño del enorme centro nocturno “El King Kong”.
Popeye se hizo al lado de dos grandes de la vida nocturna, primero fue empleado de Pancho Soto y después de Doña Irma Villa la dueña de La Escondida.
Pero…como llegó a San Juan del Río, Jorge “El Popeye”, “mira yo llegué aquí hace 35 años, me trajo Doña Irma Villa dueña del Centro Nocturno “La Escondida” y después llamado “El Zafiro”, con ella trabajé alrededor de 10 años, era una buena persona como mujer, pero como patrona era muy estricta, y ya después que aprendí de esto, me independice y crié mis propios bares.

En los negocios de Jorge “El Popeye” trabajan mujeres, por eso es que guarda un respeto y estimación hacia ellas: “a mis empleadas trato de atenderlas muy bien, ellas me dan de comer, estoy obligado a cuidarlas, un día me llegó una a decirme, ‘patron, me van a operar y necesito 5 mil pesos porque mis hijos no van a tener qué comer, le dije mira hija, solo te puedo apoyar con 3 mil y se sintió agradecida porque yo no abandono a mis empleados” señaló el entrevistado.

Esta es pues la breve pero singular historia de un hombre nacido de la pobreza que hoy es un exitoso microempresario, vaya pues un justo y merecido reconocimiento a manera de semblanza a mi amigo Jorge “El Popeye” con quien mantengo una amistad desde hace 30 años cuando me lo presentó Don Pancho Soto el verdadero y legítimo “Rey de la Noche” de todo el país y quien fundara en San Juan del Río el periódico semanal “Exacto” donde me nombró como Director Editorial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *